Hilda Lizarazu, muchas vidas en una sola

Hilda es fresca eternamente, libre, espontánea, y su cuidada trayectoria inspira respeto y admiración de muchas generaciones de argentinos. Qué lindo haber vivido la época de Man Ray, banda que tuvo con Tuto Losavio. Quién no ha cantado hasta el cansancio Sola en los bares o Todo cambia, que sonó varios años como cortina de la popular serie de TV de los noventa Montaña Rusa. O los recordados vivos de Charly García cantando clásicos como Buscando un símbolo de paz o Demoliendo hoteles.


Pese a su largo recorrido de éxitos musicales, aún le cuesta pensarse como referente de mujeres del rock de Argentina. “Lo que sí hago es cuidar lo que hago, entonces eso me hace responsable totalmente de ser quien soy y ser un ejemplo femenino de mujer música, trabajadora independiente, autogestora y tenaz”, asegura.

Valiente como ella, estando en la cresta ola con Man Ray, decidió dejarlo todo y mudarse a la tranquilidad de las sierras de Córdoba con su pareja de ese momento y el que sería el padre de su hija, el artista Pablo Folino. Y así inició la búsqueda del propio descubrimiento y de experimentar la maternidad con la llegada de su hija Mía, de una manera consciente llena de amor y dedicación.

Desde entonces, Hilda procura ser feliz en su mundo y caminar del lado de la reafirmación de sus valores humanos y de la sencillez. “Busco lo simple”, dice en su canción “El Pulso”, del disco solista Gabinete de curiosidades editado por Pop Art, seguido por Hormonal, editado por Leader Music. Ambos trabajos discográficos tuvieron tan buena repercusión que ganaron el Premio Gardel a mejor disco femenino.  En 2011 y 2015 lanzó dos discos bajo su propio sello: Futuro perfecto y Las vueltas de la vida. De éste último álbum su tema “Tiene solución” fue sumado a una lista de optimismo en Spotify y llegó a un imprevisto y masivo público. En la canción, Hilda enumera cosas que tienen solución: las discusiones, los desencuentros, las adicciones, los desengaños. Un aliento a no desesperar, un empuje a que todo va a estar bien y que nada es imposible.

Pareciera que Hilda tiene varias vidas en una sola. Cada vez que necesitó parar, lo hizo; cada vez que no sintió más, se fue. Nunca dudó de su latir y cada fin la llevó a nuevos rumbos. Reinventándose sorprende siempre con nuevos caminos que recorrer, nuevos desafíos, con otros personajes y lo mejor: nuevos aprendizajes volcados en todo su arte.

En un ping-pong de preguntas pudimos conocerla un poquito más:

– ¿Qué buscás transmitir en tus canciones y en cada presentación?
Armonía, sentimiento, entrega, sinceridad, respeto y musicalidad

– ¿Características innegables de Hilda?
Creo que soy una persona sumamente inquieta, curiosa y frontal. A veces, algunas conversaciones me llevan a lugares ríspidos por no medir mi frontalidad. Contradictoriamente, soy también bastante diplomática. ¡Je!

– ¿Cuál es tu voz?
Mi voz es muchas voces. Suave, enérgica, musical, expresiva y también (en comparación con otras voces excelsas) puede ser también un poco limitada. Pero la verdad es que la quiero, la cuido y la entreno hace años varias veces por semana. Tomo clases de canto desde hace años y realmente disfruto el entrenamiento vocal, que antes no me lo bancaba.

– ¿Recordás el instante en que decidiste dedicarte a la música?
No hubo un instante preciso que recuerde. Empecé de manera apasionada a participar cantando tímidamente por un lado haciendo voces con diferentes grupos animándome, así sucesivamente. Pasaba cada vez más tiempo dentro de las salas de ensayos, presentaciones y shows; luego llegaron los primeros honorarios por cantar. La vida está hecha de sucesión de instantes que luego en sumatoria, en mi caso, se convirtieron en mi carrera artística. Absolutamente empírico. Nunca imaginé que viviría del arte. Soy una afortunada por ello, no dejo de agradecerlo a diario hasta el día de hoy. Es hermosa mi vida.

– ¿Quiénes fueron las personas que te apoyaron?
Hubo muchas personas dentro de la industria que me apoyaron. La que más recuerdo ahora es Jorge González, el fan de Man Ray que nos pagó el disco Perro de Playa cuando la compañía discográfica Sony nos rescindió el contrato junto con Andrés Calamaro y Divididos.

De todas las canciones que hiciste, ¿cuál es la que más amás? ¿Cuál la más triste? ¿Por qué?
Voy a responder una obviedad…. ¡las quiero a todaaas! Pero si tengo que elegir una, elijo Sola en los bares música de Tito Losavio y letra mía, esa canción la disfruto mucho, la sigo cantando en todos mis shows. ¿La más triste? Luz y veneno del disco “Hombre Rayo” de Man Ray es una descripción de Alfonsina Storni… esa es triste, sí, efectivamente

– ¿Qué le dirías a la Hilda de los 12 años, 20 años, 30 años?
Que voy bien por donde estoy, que siga así ¡bah! es lo que me digo a diario, no aflojar. Salir de mi lugar de confort, sin dejar de disfrutar y escuchar mi propia voz.

Qué te diría ahora la Hilda de dentro de 10 años?
¡Largo recorrido has transitado, muchacha!

– ¿Qué es la felicidad para vos?
Un instante, varios flashes en cualquier momento.

– ¿Cuál es la etapa que estás viviendo musicalmente hoy? ¿Proyectos?
Muy activa, haciendo shows, presentaciones por diferentes lugares de Argentina. Proyectando una gira europea 2019 y por editar en un par de meses La Génesis, un disco de intérprete homenajeando al primer rock argentino y sus canciones del 1967 al 1973.

www.lizarazu.com.ar  |  @hil_lizarazu 

 

Redacción:  J u l i e t a  E s e v e r r i

Revisión: P a t o  L a b a s t i é